Historia

La historia de Hernán Pérez es muy interesante, la procedencia de los primeros pobladores de Hernán Pérez, es de origen atlántico, y probablemente, tartésico, aunque sea una hipótesis arriesgada, es la edad del bronce, y la búsqueda del mineral de estaño.

Los especializados mineros tartésicos lo encontraron en la Sierra de las Herrerías y allí se establecieron conservando su cultura, caracterizada por sus ritos funerarios plasmados en monumentos megalíticos. Por sus dólmenes y sus estelas decoradas, debió estar habitado en el Bronce antiguo y medio, por una población rica de cierta importancia, dedicada a la minería para la obtención del mineral de estaño, los integrantes de la tribu tenían que ser numerosos puesto que así lo requería la división del trabajo.

A los Celtas - Vetones se deben los ídolos – estelas y la estela decorada de Hernán Pérez, símbolos de sus creencias religiosas. Los Celtas - Vetones aportaron sus conocimientos para el cultivo de la tierra: introducen el uso del arado y nuevas prácticas agrícolas que incrementaron el rendimiento de ésta.

Hacia el año 770 a c. los vetones fundaron la ciudad de Laconimurgo, en lo que hoy conocemos como " La Reina", viviendo allí los íberos vetones.

En la época romana las tribus indígenas autóctonas – entre las que se encontraban los íberos vetones de la Sierra de Gata y Hernán Pérez- se oponen a la ocupación romana con una tenaz y trágica resistencia.
Después de numerosas guerras , todo el territorio fue conquistado por los romanos, llegaría la paz con el emperador Augusto , en el año 29 a C.,, se crea una importante infraestructura viaria, la más importante para nosotros es la Vía de la Plata, existiendo rutas secundarias que enlazaban todas las colonias, villa de Extremadura y la Meseta, para nuestra tierra, las de mayor interés fueron: De Norba al puente de Alcántara y Portugal. La Calzada Dalmacia que desde Coria, por Gata y su puerto, ascendía hasta la meseta en la provincia de Salamanca. Muchas otras calzadas secundarias, de menor importancia, pero de interés para nuestros pueblos, derivaban de la Calzada Dalmacia, no hay que descartar calzadas que siguiendo el río Árrago y el Tralgas, llegarían hasta Laconimurgo donde vivían los íberos vetones .


Hasta el siglo III no se introdujo el cristianismo, con Constantino, proclamó el cristianismo como religión oficial, se construyeron templos y no sería de extrañar que en Laconimurgo se erigiera una ermita dedicada a Nuestra Señora de Reina. Con la caída del Imperio Romano, la invasión de godos vándalos y alanos y la dominación musulmana, pudiera ser que destruyeran Laconimurgo, pero siguió siendo una Institución eclesial , sobre sus ruinas se construyó el pueblo de Trasga.

En el siglo IV los aristócratas se refugian en el campo, los latifundios van a constituir, un nuevo orden socio- económico, en el término de Hernán Pérez, en varios lugares, se han encontrado y aún se encuentran restos de tejas romanas.

En la época musulmana el término de Hernán Pérez fue ocupado por los bereberes.

La fundación de Hernán Pérez se realizó en el año 1296 por el maestre de la Orden de Alcántara frey D. Fernán Pérez del Gallego, que creó una aldea dentro de la Encomienda de Santibáñez, y ésta recibió el nombre de Hernán Pérez, en recuerdo y homenaje del maestre que la fundó, los primeros pobladores a los que éste acomodó procedían de villas y aldeas que poseía la Orden de Alcántara en Sanjulián del Pereiro, Castel Rodrigo y otras de la ribera del Coa, los cuales perdieron cuanto tenían a manos del ejercito del Rey de Portugal D. Dionis.

Frey D. Fernán Pérez les proporcionó parcelas de tierra aledañas al casco urbano y solares para edificar sus casas alrededor de la casa - palacio del maestre, no se sabe exactamente cuantas familias se trasladaron, unas treinta y cuarenta.

El conjunto urbano, construido por el maestre frey Fernán Pérez era pequeño, de tipo medieval y con un reducido núcleo en agrupación radial y concéntrica, situado en una pequeña loma, de poca pendiente, en el sitio más alto se construyó la iglesia, rodeada de solar exento y un gran espacio que sería la plaza mayor, a la cual desembocaban las calles principales, las casas son de dos plantas, algunas presentaban aleros de madera y solanas, la planta baja se destinaban a cuadras y bodegas y la vivienda se situaba en la planta superior, casi todas estaban encaladas, algunas situadas en la plaza lucían en su fachada balcones apoyados en ménsulas curvilíneas de cantería y otras con fachada de cantería tienen en el dintel el año de construcción, siempre del siglo XIX .
La casa consistorial es del siglo XVI, en la que se reunían los oficiales del concejo.

En 1753, durante el reinado de Fernando VI, se realiza el Catastro de Ensenada, cuyo objeto era refundir los muchos y variados impuestos que se pagaban.
En Hernán Pérez se realizó al Día 15 de junio de 1753,donde se analizan las medidas agrarias, calidades de tierra y cultivos.

No se conserva la Real Provisión por la que Felipe II concedió a Hernán Pérez el rango de villa independizándola de Santibáñez.

En los últimos treinta años el urbanismo ha sido mejorado: las calles y la plaza están pavimentadas con hormigón y concretamente la Plaza y Calle Herrerías ha sido pavimentada con pizarra y piedra granítica. Lo que fue el extrarradio forma ya parte de la zona urbana; en él se han ubicado las escuelas, casas de reciente construcción, lugares de ocio, pista polideportiva y locales asistenciales, como el centro sanitario, el hogar del pensionistas y centro de día con pisos tutelados.

Se ha construido una zona industrial, donde se encuentra las instalaciones de la Sdad. Coop. Del Campo San Sebastián y el campo de fútbol municipal.
En sitios más alejados, pero dentro del término municipal, se ha acondicionado una piscina natural en el río Árrago, aprovechando una antigua pesquera o pequeño embalse de un molino harinero , con campo de voley, kiosko-bar, merenderos, barbacoas etc. En otro lugar del término rodeado de bosque, se ha instalado un campamento juvenil cuyas actividades están organizadas por el grupo de animación juvenil Nutria.

En la zona de la Dehesa Municipal al paraje conocido como La Consolación, se ubican los Invernaderos Municipales, la Ermita en honor a Ntra. Sra. De la Consolación y dos chozos-albergues. En esa misma zona y en un enclave privilegiado se encuentra el embalse de agua, fruto del convenio firmado por la Consejería de Desarrollo Rural y el Ayuntamiento de Hernán Pérez, con el fin de almacenar agua para facilitar los trabajos de los medios que se ocupan en la lucha contra incendios forestales en la Comarca de la Sierra de Gata. Tiene una altura de 15 m aproximadamente y una capacidad de más de 100.000 m3.

La mayoría de los caminos públicos están adecuados para la circulación de vehículos a motor, e incluso algunos están hormigonados.