Geografía

La Villa de Hernán Pérez, está situada en la parte oriental de la Sierra de Gata, comarca de la provincia de Cáceres. Cuenta hoy con 522  habitantes. El casco urbano está emplazado en un llano rodeado de sueves collados, a 449 metros sobre el nivel del mar, alegrado su paisaje con el verdor de los olivos y algunos viñedos.

El medio natural:
El terreno es de materiales cuarcitas y pizarras, con pequeños núcleos graníticos.
Al Norte del término municipal se encuentran las Sierras de los Ángeles y del Moro, con fuertes pendientes, hasta hace poco años repobladas con pinos pinaster, que han arrasado repetidos incendios. La vegetación es, hoy, de matorrales prácticamente improductivos. El piedemonte desliza hasta los valles de los ríos Tralgas y Árrago sin fuertes pendientes, salvo en los cortos riberos de los ríos.
Por el Oeste, deslindando los términos de Hernán Pérez y Santibáñez el Alto, discurre la principal corriente fluvial: el río Árrago, nacido en las Sierras de Descargamaría y Robledillo, que enriquece con su agua los valles – Valdárrago- de aquellos pueblos y de Cadalso. Al río Árrago desemboca, en el término de Hernán Pérez, el arroyo de las Herrerías nutrido con el agua de los Regatos de Canillas, el del Perro y el de las Helechosas. La zona comprendida entre estos regatos es la arqueológicamente interesante.
Por el Este, separando los términos de Hernán Pérez y Villanueva de la Sierra, discurre el río Tralgas y a él llegan las aguas del arroyo del Pueblo tras pasar al lado de la villa regando algunos pequeños huertos.
Al sur, el mismo río Tralgas separa los términos de Hernán Pérez y Villa del Campo; a lo largo de su curso se forma un valle en el que los vecinos tienen la mayor parte de sus huertos, con un regadío precario y costoso, porque el nivel del río es más bajo y el agua ha de ser obtenida por elevación.
A mayor abundamiento, el caudal del río, fuerte y bravo en invernadas, que inundan los valles de sus dos márgenes, es en verano de escaso caudal: a finales del mes de julio el río deja de correr y sólo quedan charcos que tampoco duran más allá de mediados de agosto. La producción de estas pequeñas huertas es escasa además de costosa.


El clima:
El clima es templado, el invierno no es extremadamente frío; raras son las nevadas por debajo de los ochocientos metros. El verano es seco y caluroso, pero suavizado ligeramente por el fresco nocturno. En resumen, podremos considerar el clima de la Sierra de Gata, y el de Hernán Pérez inserto en ella, como mediterráneo – templado.
La pluviometría es irregular, pero en su conjunto, las lluvias son más fuerte y más frecuentes en nuestras zonas de montaña que en el resto de Extremadura: desde precipitaciones superiores a los 1.100 milímetros por metro cuadrado en las cumbres, a los 800-900 del piedemonte.

LONGITUD NORTE: 40º 12"
LONGITUD OESTE: 6º 27º